RaqueLíquida

El mundo líquido… desde mis zapatos

Llevando a Anita por el camino del vino

Después de más de una semana sin aparecer, planteo una pequeña reflexión. ¿por qué no beben vino otras mujeres y hombres como yo, treintañeros, con formación, viajados y con una mentalidad abierta? Pues, sinceramente, se me ocurren un montón de razones, pero aquí va una.

El otro día quedé con mi buena amiga Anita, con la que en alguna ocasión he ido de viaje y con la que he compartido, y espero seguir compartiendo, grandes momentos aquí y en los viajes que hemos compartido. Hace un par de años recorrimos el sur de Francia en coche y la pasada Semana Santa visitamos Milán y Venecia. Tanto en Francia como en Italia, países vinícolas como el nuestro, lo único que bebían era cerveza. A pesar de  estar en paraísos donde el vino podía ser un acompañamiento distinto e ideal para algunas de nuestras paradas, observaba que su interés por el vino era, como sigue siendo, prácticamente nulo. Y les pregunté por qué. Por qué no tenían curiosidad por el vino, qué no les gustaba de él. Y la respuesta de una de ellas me dejó desarmada: “porque a mí no me refresca, yo me tomo una caña cuando tengo sed y lo que me da la cerveza nunca lo he encontrado en un vino”.  Vaya, cómo narices convenzo yo a ésta de que pruebe, de que se cambie de vez en cuando al vino, si en los sitios donde hemos parado es verdad que el vino (que solo probé yo) estaba servido “a temperatura ambiente”, pero de la de verdad, a 25 grados que es lo que hacía en las terracitas donde parábamos a cenar. Aun así le dije que había opciones, que el vino blanco, el espumoso, el rosado, son vinos refrescantes por naturaleza y que es difícil servirlos calientes. Pero nada. Ni por ésas. Así, mientras yo trataba de alucinar con sabores nuevos y pedir algún vino representativo de la región, ellas a cañas. En Italia, en Francia… y aquí, claro, que es un país donde la cerveza se toma a una temperatura que no les vendría mal a los vinos.

El día que quedé con Anita volvimos a hablar de aquella conversación, donde una de nuestras compis de viaje sentenció que ella jamás sería bebedora del vino (y que a mí, que me las doy de abanderada del vino y siempre estoy dando la matraca para que las chicas, las mujeres, y los hombres también, claro, beban vino y se interesen por él). Y cada por su una habíamos recordado esa conversación. Yo porque sigo dándole vueltas a cómo encuentro un argumento que desarme a la amiga de mi amiga y ella porque salió por Madrid con otros amigos que, curiosamente, en cada parada que hacían pedían una copita. Aunque Anita me decía (lo oigo constantemente y no me gusta oírlo) de sus amigas que “no entienden realmente de vino, pero les gusta”, noté que sentía cierta admiración por esa “hazaña” de beber vino en lugar de cerveza. Curiosamente, esta vez Anita, sin sus amigas cerveceras cerca, abrió un poco más su mente y se empezó a plantear si ” esto del vino” no se estará poniendo de moda y beber vino será un acto más sofisticado que beber cerveza. Ojalá, pero de momento no. Aunque por algo se empieza.

El caso es que Anita me contaba durante nuestra conversación que le había gustado ver a sus amigos bebiendo vino. La tengo, pensé, esta necesita un pequeño empujón y en breve será una bebedora de vino, aunque “no entienda”.

Anita, mi querida Anita, es una encantadora mujer que podría estar bebiendo vino si, como tantos, perdiera el miedo y los prejuicios. Eso sí, ayudada por un buen círculo de amigos y con la colaboración de los locales donde fuera, porque un mal trago (y me refiero a un vino servido de cualquier manera) puede hacerle cruzar de nuevo la línea (eso suponiendo que la cruce hacia el lado del vino) hacia la cebada fermentada (que también está muy bien en ciertos momentos, no voy a decir que no). Volveré a la carga con ella cuando volvamos a quedar, aunque no dejo de pensar que me queda su amiga, y esa, coincidimos Anita y yo, es dura de roer…

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: