RaqueLíquida

El mundo líquido… desde mis zapatos

Tinto de verano

Desde aquí, desde donde puedo expresar mi opinión personal que también dirige de algún modo mi actitud profesional, defiendo el consumo de vino y destilados casi de cualquier índole, de productos Premium y de supermercado, caros, baratos, de precio moderado, inmoderado, gratis… con moderación y siempre por placer, no por necesidad (que para eso están el agua y los zumos, también muy recomendables).

Hoy, entrando en la última mitad de agosto, quiero hablar del tinto de verano, que para mí es una forma más de tomar líquido que, en mi caso, prefiero a la cerveza en muchas ocasiones. Algunos podrán pensar que es denigrar al vino, pero creo que nada más lejos de eso: en mi caso, que soy consumidora de vinos de todo tipo y que de momento vivo de escribir sobre ellos, no creo que el vino que tomo mezclado con limón o gaseosa, hielos y su rodajita de cítrico, lo tomara de otro modo. Y tampoco creo que un vino que me gustara beber acompañando una comida o una tapa lo fuera a tomar como un tinto de verano.

No quiero insinuar que estos morapios sean malos, realmente no podría decirlo con seguridad puesto que no he hecho una cata comparativa de esos vinos solos y mezclados (anda, mira, una idea), sino que simplemente no se ha dado la ocasión.

Para mí el tinto de verano es una unidad que me refresca, con la que bebo un líquido que me gusta y que encima tiene menos alcohol que una copa de la que no sé de primeras si estará bien servida (me refiero a un tinto a secas en un bar que no conozca. Creedme, es un riesgo innecesario). Por eso quiero contar aquí que este verano, y en invierno también, me está dando unas pequeñas satisfacciones y que no es para mí una bebida sustitutiva del vino, sino complementaria. Y de nuevo es una opción nada esnob para tomar un producto español, el vino, que al menos no será esa cosa con burbujas tan popular en este país (pero de origen italiano) llamada lambrusco.

Además, por si fuera poco, en cualquier sitio (diré casi porque no me gusta radicalizar) lo sabrán servir y mezclar de forma satisfactoria, añadiendo a veces un chorrito de vermú que le da un toque distinto, algo que con los vinos tal cual no se encuentra tan fácilmente.

Pues eso, hoy, día de la JMJ, yo confieso: me gusta, bebo, tinto de verano.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: