RaqueLíquida

El mundo líquido… desde mis zapatos

¿Me atrevo con este vino? ¡Pues claro!

Esta tarde saldré a comprar un vino porque se me ha antojado. Es curioso, me apetecen por capricho unos cuantos a lo largo del año pero no siempre están a mi alcance o no los encuentro, aunque en otras ocasiones lo que no necesito es salir a comprarlos porque, recordad, beber vino es parte de mi trabajo. Pero en esta ocasión he visto una buena descripción del vino que me anima a probarlo, y como por precio me lo puedo permitir, quiero conocerlo.

Esta vez es un vino de mesa, sin denominación de origen (¿eso es malo? En absoluto, simplemente no se atiene a unas normas de elaboración determinadas por un organismo en la región donde se produce, o el productor no quiere ponerle etiqueta de ningún Consejo Regulador de vinos) y de una zona que no es “de las de siempre” para los seudo aficionados al vino. Porque en el vino, si uno no se atreve a probar más allá de lo conocido, lo que suena o las dos cositas que hay en las cartas de algunos restaurantes, amigo, está perdido porque dejará de aprender al instante. Puede aparentar que sabe, pero no.

A lo que voy con esto es a que, tanto el que entienda de vino como aquel que no, puede hacer lo que yo haré esta tarde: atreverse, innovar, experimentar con vinos asequibles y desconocidos, nuevos, cuyas uvas le suenen a chino (¿habéis oído hablar de bastardo, de vijiriega o de subirat, por decir solo tres?) o de cuyas regiones de procedencia ni siquiera pensáramos que se hacía vino (Asturias es un ejemplo, pero hay regiones con etiqueta de Denominación de Origen con nombres como Yecla, Ycoden- Daute Isora o Arlanza) o vinos de mesa que pueden sorprender a cualquiera. Sin ir tan lejos, uno puede descubrir que hay excelentes vinos en Navarra, en todo el Levante, en Castilla- La Mancha, en Castilla y León más allá de la Ribera del Duero o en Andalucía, pero no solo en Jerez, sino allá por Granada, Almería o Arcos de la Frontera. Y en casi todas las regiones de este país, incluidas las islas (me viene a la mente un vino balear con un nombre un tanto eléctrico que me encanta).

Así es como uno puede encontrar una pequeña joyita con la que atribuirse cierto mérito a lo Indiana Jones vinícola ante sus amigos, o simplemente autocomplacerse con su descubrimiento enológico. Os aseguro que es una pequeña satisfacción que todo amante del vino debería experimentar.

La idea de comprarlo, o la fuente de inspiración puede venir de cualquier parte, de una estantería donde brilla una etiqueta que llama la atención, de la oferta de una enoteca, de un supermercado, de los miles de “consejeros” que con mayor o menor fortuna circulan por Internet, de que nos hemos enterado de repente de que en Asturias se hace vino y queremos saber cómo es… Pero se trata de vivir una experiencia enocultural (porque para mí el vino es cultura y un alimento parte de la dieta mediterránea) excitante, que no siempre tiene que ser plenamente satisfactoria (¿y si el vino que voy a abrir no me gusta? No pasa naaaaaaaada, pero para evitar males mayores, cuando nos adentremos en terrenos desconocidos es muy recomendable no desembolsar grandes cantidades de dinero) pero que servirá, sin duda, para saber más de vino.

No suelo comulgar con sus ideas, pero en la publicación de un prestigioso gurú americano reza: “nunca habrá un sustituto del gusto propio, y no hay mejor cursillo que probar el vino personalmente”. No puedo estar más de acuerdo en esta ocasión (y sin que sirva de precedente).

*Os animo a “dar ideas” desde aquí y despertar el gusanillo enófilo de los lectores curiosos proponiendo algunos vinos poco conocidos e interesantes a vuestro juicio.

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “¿Me atrevo con este vino? ¡Pues claro!

  1. Ivan De La Torre Bellon en dijo:

    Hola,buenas noches.El articulo que acabo de leer me ha parecido de lo mas correcto e iniciativo para las personas que de verdad les gusta el vino y su mundo.Soy una persona que le gusta muchisimo el vino,su mundo y a lo mejor exagero al decir que mi mundo gira alrededor del vino,pero si que forma parte importante.Me gusta buscar,encontrar,probar y luego juzgar,el vino que comentas en el articulo llevaba tiempo sabiendo de el,ayer consegui dos botellas,todavia no lo he catado,pero simplemente conociendon la historia que hay particularmente detras de este vino,creo que alguna vez abria que probarlo.

    No conocia esta pagina,pero creo que voy a ser asiduo,en estos dias catare La Malkerida y si te parece comentare aqui mis impresiones.

    Un saludo

  2. Mil gracias Iván,por los comentarios y por tu interés, eso que comentas es precisamente uno de los objetivos del blog. Por mi parte, encantada de intercambiar impresiones aquí y comentar sobre cualquier otro aspecto de este mundo del vino que nos apasiona a ambos.
    Un abrazo y, de nuevo, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: