RaqueLíquida

El mundo líquido… desde mis zapatos

Cócteles para cada momento del último día del año

El fin de este año, otro más inmerso en la crisis, se acerca, y con él nuevas ilusiones, la esperanza de que de algún modo todo cambiará a mejor. Por eso, nada mejor que celebrar lo bueno que está por llegar y lo malo que dejamos atrás. Más allá del cava, el champagne y otros vinos chispeantes, la Nochevieja es un excelente momento para servirse, o dejarse preparar, un buen cóctel. Y sumergirse en la sensualidad de las mezclas, para afrontar un 2012 llenos de optimismo.

Llega otro momento de gula, de cenas opíparas y largas, que empiezan, en ocasiones, con el aperitivo de esa misma tarde y acaban más de 24 horas después. Más allá de los excesos, cada uno celebra su fin de año a su manera. Por eso propongo a los lectores que se dejen seducir por los cócteles, ya sea un (aparentemente) sencillo Gin&Tonic casero o un sofisticadísimo y a la vez “vintage” Ramos Gin Fizz. ¿Por qué no?

Tomar un cóctel con una tapa de aperitivo (y con tapa no me refiero a la aceituna que viene dentro del Dry Martini como Dios manda), comer con un buen cóctel determinados platos y pasar la sobremesa con combinados digestivos o copas seductoras es una opción findeañera que recomiendo experimentar. Ya sabéis, siempre, sin miedo, y siendo infieles, aunque con este término lleve la contraria a un maestro coctelero de los mejores, Javier de las Muelas, que llama “fieles”, precisamente, a las gentes amigas de los bares y su atractiva liturgia.

Con este arbolito de la madrileña Puerta del Sol, aprovecho para desearos lo mejor en 2012

Con este arbolito de la madrileña Puerta del Sol, aprovecho para desearos lo mejor en 2012

Lejos de querer categorizar, que para eso ya están los libros y los textos de los expertos, se me ocurren unas cuantas ideas que pueden servir de hilo para… tirar de él y empezar la fiesta. Eso sí, que proponga aquí algunos cócteles no significa que cada lector tenga que sumergir su Nochevieja en una espiral etílica para probarlos todos, cuidado. De hecho, 2012 cuenta con 366 días estupendos en los que, moderadamente y siempre bajo un paraguas de placer, pedirle al barman o prepararse uno mismo un buen cóctel y probar nuevos sabores.

Aperitivo de cóctel para preparar la noche mágica

Si empezamos la Nochevieja a horas tempranas, véase, por ejemplo, las dos de la tarde del 31 de diciembre, aparte de las consabidas cañas puede uno dejarse llevar por la frescura de un Vodka Martini (con aceituna) o algunos preparados con base de vino, por ejemplo, con vinos de Jerez (de “cream” con naranja, e incluso, ¿por qué no? un buen rebujito para animarse) u Oporto o el glamouroso Kir Royal, cuya base es el champagne (o el cava). Yo, que soy fan del cognac, recomiendo una especie de vuelta de tuerca del Gin&Tonic pero con líquidos “morenos” que se puede hacer en casa y es muy fácil: en un vaso recto y ancho, de los llamados “old fashion” se ponen al menos tres rocas de hielo y una parte de cognac (vaaaale, admitimos Brandy pero alguno un poco especial, español, del sur o catalán que hay algunos realmente ricos) y dos partes de Ginger Ale. Como acompañamiento, una rodaja de naranja. Sencillo, fresco y recomendable aperitivo.

Durante la cena, también combinados

Si se quiere cenar con un coctelito para acompañar mariscos o ensaladas tirando a frescas, preparados con bases como el vodka o la ginebra pueden resultar una mezcla fantástica. Un buen (y seco) Gin&Tonic sacado de la barra de las copas, o un Casino, o un Gimlet, que es un clásico, pueden refrescar la cena. Sin olvidar un buen sorbete de limón que cabalga entre la receta de cocina y el combinado a base de cava. Que aproveche esta última cena de 2011.

Y tras las uvas… más cócteles para bailar, charlar o…

Llegan las 12 con sus cuartos y sus doce uvas, lacasitos, golosinas, pasas o lo que sea y tras el brindis (bueeeno, con cava o champagne esta vez, que las burbujas alegran el alma) cada uno, según la edad, la situación pecuniaria y lo más importante: las ganas, puede optar por salir de copas, salir en plan relax con amigos, quedarse en casa o directamente irse a dormir. Para esto último no hay cóctel que valga, pero las otras opciones pueden ir acompañadas de cócteles alegres y festivos, como los omnipresentes Mojitos, las Caipirinhas, los Margaritas o una variedad de cócteles tiki de sabores exóticos y divertidos y con el ron como protagonista.

Si la opción no es tanto la fiesta como la buena sobremesa y la conversación, o incluso una timba de mus, de poker o de videoconsola, cócteles como mi querido Sazerac, el delicioso Manhattan, el Old Fashioned (los tres preparados con distintos tipos de whisky) o el siempre sabroso Cosmopolitan (con base de vodka) y el solvente Cuba Libre colman de sobra las necesidades líquidas de la primera velada de 2012*.

¡Feliz Nochevieja y felicísimo (y líquido) Año Nuevo!

*Ah, y no hay que olvidar el cóctel para la resaca tras la noche de fiesta, baile y diversión: el Bloody Mary, porque el primer día del año también viene con más comidas familiares y hay que preparar el estómago…

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Cócteles para cada momento del último día del año

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Buena forma de acabar el año y máxime en los tiempos que corren… seguiré tu recomendación Raquel, pues a malos tiempos “buenos cócteles” y siempre nos queda el Bloody Mary, para el día después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: