RaqueLíquida

El mundo líquido… desde mis zapatos

¡Cuánto sabía mi abuela!

“El vino siempre hay que hablarlo”. Esta frase, que oí el otro día de labios de mi madre, es de mi abuela Aniana, una mujer que regentó un bar durante muchas décadas. Me pareció de lo más sabia, de lo más acertada. En contra de los que piensan que el vino solo se bebe, mi abuela, que vendía vino de Cebreros en un bar de pueblo, decía que el vino, siempre, con conversación. No puedo estar más de acuerdo.

Ahora que leo el post de Mikel Iturriaga sobre un nuevo concepto de bar donde se vende vino a granel, y que empieza con un párrafo desesperanzador para quienes trabajamos porque el consumo no desaparezca del todo, me acuerdo de que ya, hace años, había gente como mi abuela. Gente que detrás de una barra decía frases tan sencillas sobre el vino como esta: “Hay que hablarlo”. Y no se refería, ni mucho menos, a tostados de barrica, suelos de caliza, bouquet o copas borgoña, sino a compartir en una barra una conversación agradable con un conocido (o no) y teniendo como testigo una copa de vino. De Cebreros, a granel o “de alta expresión” (no sé qué es eso). Vino al fin y al cabo. Ese líquido de la amistad y el compartir.

Abuela, qué palabras tan sabias.

El vino hay que hablarlo

Con amigos, familia… el vino hay que hablarlo

Navegación en la entrada única

10 pensamientos en “¡Cuánto sabía mi abuela!

  1. Pingback: ¡Cuánto sabía mi abuela!, por @Raqueliquida | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  2. “Hay que hablarlo”, qué buena frase para tener presente cuando nos disponemos a disfrutar de tan preciado “charlatán”. Concienciadas y motivadoras palabras las de tu abuela para tomar el vino de la mejor manera. Por cierto, te pareces un montón a la mujer de la foto🙂

  3. “Hay que hablarlo”.
    Si señor. Sabias palabras.
    Saludos.

  4. No hay mejor manera de disfrutar el vino. Totalmente de acuerdo!!!

  5. Hay que hablarlo y hay que “escucharlo”. Escuchar a alguien con un vino delante también es uno de los placeres de la vida. Salud

  6. Es que el vino, cuando lo hablas, sabe diferente. A ver si nos vamos dando cuenta poco a poco, muy interesante entrada tu entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: